Encuentran un paraíso natural con Google Earth

Encuentran un paraíso natural con

Google Earth

No figuraba en los mapas ni en la literatura. Era una tierra perdida. Un bosque recóndito con especies nunca antes vistas por el hombre: mariposas rayadas, insectos blancos y víboras gigantes, capaces de devorar al hombre en tan sólo un mordisco.

En octubre y noviembre de este año, un grupo de 28 investigadores de Gran Bretaña, Mozambique, Malawi, Tanzania y Suiza, del Jardín Botánico Real de Kew (Inglaterra), lo exploró por primera vez. Se trata del Monte Mabu, en Mozambique, al norte de África.

Lo descubrió el zoólogo británico, Julian Dayliss, usando Google Earth. A través de las imágenes satelitales, buscaba fuertes precipitaciones para un proyecto de conservación del Jardín Botánico de Kew. De repente -y sin querer- se topó con las coordenadas: 16 grados 17 minutos, 56 segundos sur y 36 grados 23 minutos y 22 segundos este. Era Monte Mabu, un bosque de unas 7.000 hectáreas. Siguió investigando hasta que recién este año preparó el equipo de expertos para la expedición.

“Investigamos pero nadie sabía que existía. Puede que figure con otro nombre, pero no hay plantas y animales como las de ese lugar. Es claramente el área más grande de media altitud forestal en el sur de Africa”, dijo a Clarín el botánico Jonathan Timberlake, líder de la expedición. Y contó que encontraron árboles de 45 metros de altura, muchas lianas, monos, pájaros de alto vuelo, pequeños antílopes, camaleones pigmeos, al menos tres tipos de mariposas (la cymothoe marrón y amarilla, por ejemplo), una especie inédita de víbora de la familia de las atheris y una orquídea raramente vista: la polustachya songaniensis, que se creía que sólo vivía en Malawi, al sur de Africa. “Es alucinante la diversidad: ver cómo las cosas están adaptadas a pequeños nichos”, señaló.

El equipo acampó en el monte durante cuatro semanas. Y se llevó 500 muestras de especies que tardarán varios meses en clasificar y de las que, según Timberlake ,”es posible que salgan dos o tres nuevas especies”.

La economía de Mozambique se sustenta de la madera del bosque y de los cultivos en esa tierra. Timberlake advirtió que “existe el peligro acaben con la biodiversidad” y aseguró que la solución es convertirlo en parque natural.

Para lograr ese objetivo de preservación, el Botánico de Kew trabaja con el Instituto de Investigación Agrónoma de Mozambique, Birdlife International y la Fundación de conservación de la montaña Mulanji de Malawi. Y ahora quiere involucrar al gobierno de Mozambique para proteger el bosque y concientizar a los nativos.